La imagen de marca representa la filosofía y los valores principales que definen una empresa o negocio y que quieren ser transmitidos a la mente de sus consumidores. Sin embargo, la imagen percibida por los clientes puede no ser siempre la imagen deseada.

La marca no es solo su logotipo o lema o el «look and feel» de tus comunicaciones de marketing. La marca es la suma total de las experiencias y percepciones de tus clientes sobre tus productos, servicios y empleados. En realidad, tu marca es lo que todos los demás piensan que son tu empresa y sus productos, es lo que la gente dice sobre tu negocio a tus espaldas.

Crear imagen de marca es esencial para establecer tu identidad en el mercado y la consistencia es la clave para lograrlo de manera efectiva. Tómate el tiempo para examinar con tus cinco sentidos qué mensaje le estás dando a tus clientes.

Imagen de marca: una cuestión de sentidos

Piensa en tu marca en términos de las sensaciones y emociones que provoca en el cliente cuando es percibida por medio de cada uno de sus cinco sentidos: oír, ver, saborear, oler y tocar. En pocas palabras, tu marca es el resultado de todo lo que tus posibles clientes pueden detectar y sentir sobre ti y tu negocio. Es la imagen que presentas al mundo en todo momento. Desde lo más visual, como el logotipo y la combinación de colores de la empresa hasta la forma en que se visten sus empleados o se dirigen a los clientes.

Ver

Piensa en lo que representan tus colores corporativos. ¿Están dando el mensaje que quieres dar?

 

Imagen de marca - Colores corporativos

 

Oír

Es lo que sus prospectos escuchan de tu negocio y sobre tu negocio. Desde lo que escuchan sobre tu empresa en los medios hasta el modo en que tu equipo de servicio al cliente maneja las quejas entrantes. ¿Los antiguos clientes hablan bien de tu marca? ¿Sóis agradables tú y tus empleados cuando atendéis las dudas de los clientes?

Tocar

Es la sensación que tiene tu prospecto en todos sus tratos contigo. Desde su interacción satisfecha o insatisfecha con usted hasta las actividades de construcción de relaciones que lleva a cabo. ¿Los clientes y posibles clientes sienten que pueden confiar en ti y en tu empresa? ¿Sienten tu honestidad?

Oler

Los olores agradables o desagradables que pueden ser asociados con tu negocio están por todas partes, desde el aroma de tus productos o instalación, hasta tus empleados. ¿Los clientes sienten un aroma a limpieza cuando entran a tu tienda o punto de venta?

Saborear

Y, por último, también son los gustos los que pueden ser asociados a tu marca. Desde el sabor de su producto (si es un producto destinado a ser probado) hasta la calidad del café o té que sirvas.

 

Tu marca abarca todo sobre ti y tu negocio

Si tu material de marketing online estimula una imagen en tu mente con la que no te identificas es probable que hayas modelado tu enfoque después de escuchar a otra persona o que hayas estado utilizando el trabajo de otro sin haber tenido la oportunidad de conocerlo, aprender su enfoque, compartir sus ideas e intercalar tu propia personalidad en el material.

Crear y construir una marca fuerte no tiene que comprometer tu personalidad. La única decisión real es si quieres ser casual o profesional. En el mundo del marketing online, retener tu personalidad y tu identidad llevarán lejos la marca de tu negocio. Serás mucho más feliz con los efectos a largo plazo de tus estrategias de marketing online si no intentas ser alguien que no eres.